La Reposada nace con el objetivo de recuperar la calidad del pan hecho como el de antes. Porque creemos que el alto grado de mecanización al que ha llegado su proceso de elaboración ha hecho que pierda toda su frescura y naturalidad.


Por eso hemos querido recuperar las sabias técnicas de otros tiempos en que vivíamos con más tranquilidad, con más reposo ... Este es el motivo de nuestro nombre, La Reposada, haciendo homenaje a nuestro mayor rasgo distintivo: el tiempo que dedicamos a dejar reposar la masa, el tiempo justo para que puedas disfrutarlo con su máximo esplendor.

Notarás la diferencia en su sabor, en su textura, en su olor ... pero no en el precio.

 

En La Reposada queremos ofrecerte cada día auténtico pan artesano, elaborado con lo mejor de las técnicas tradicionales, dedicando su tiempo de reposo, hecho con los productos más naturales y, sobre todo, con el secreto mejor guardado de nuestros maestros panaderos: la pasión del pan.

 

Queremos que venir a comprar el pan cada día sea una experiencia única, una fiesta para los cinco sentidos.

 

Porque sabemos como te gusta el pan: recién hecho, natural, artesanal ...

 

Pan como el de antes.